Cómo prepararte para tu próxima evaluación del desempeño

Parte 2: Qué hacer durante y después de la entrevista

La semana pasada compartíamos contigo la primera parte de nuestra guía para preparar las entrevistas de tu evaluación del desempeño. Si no la leíste te la dejamos por aquí.

Te dimos nuestros consejos para estar lo más preparado posible para tu entrevista y evitar problemas. Ahora es el momento de reunirte con tu mánager y vamos a ayudarte en los siguientes pasos.

Aquí están nuestras recomendaciones para tener la mejor actitud posible durante la entrevista. También tendrás que tener en cuenta qué hacer una vez que la entrevista haya terminado.

Durante la evaluación del desempeño

En primer lugar, ten en cuenta que la entrevista debe ser ante todo un intercambio con tu mánager. Se considera un momento clave en la relación que construirás con él en el ámbito laboral.

Esta entrevista representa una gran oportunidad. Debes usarla para hablar en profundidad de todos los temas que son importantes para ti en relación con tu trabajo.

Es probable que tu mánager empiece preguntándote cómo te sientes. Querrá saber que tal estás con tu equipo o si se han cumplido las expectativas que tenías de tu trabajo.

Sé sincero, no dudes en hablar de cualquier problema o de aspectos de tu trabajo que no te gusten y que quieras cambiar.

Esta entrevista con tu mánager también tiene como objetivo el permitirte expresar tus sentimientos reales sobre el periodo evaluado.

A su vez, es el momento de revisar tu lista de objetivos, el progreso y la consecución. Cuando llegue este momento, asegúrate de escuchar atentamente todos los comentarios.

Es importante que cuando escuches algo negativo, no te enfades. Recuerda que todo esto es para tu propio beneficio y debes entenderlo como una crítica constructiva.

Aprovecha esta oportunidad para absorber todos los comentarios y hacer preguntas. Es importante que te pares a preguntar si algo no te queda claro. Esto te servirá para entender mejor cuáles son tus áreas de mejora.

Aquí es donde se hacen más evidentes todos los beneficios de un seguimiento preciso y continuo de tus objetivos durante un periodo. Ahora es cuando se puede hablar de ellos en profundidad, analizarlos y evaluarlos.

Tu mánager ya será consciente del progreso de tus logros y la entrevista podrá por tanto centrarse más en los próximos pasos.

Por lo tanto, la entrevista no sólo se limitará a una simple evaluación del cumplimiento de cada objetivo.

Aspectos a tener en cuenta respecto a la comunicación y actitud

En general, estos son algunos consejos en cuanto a actitud y comunicación a tener en cuenta durante la entrevista:

– Mantén la calma y la relájate. Respira profundamente e intenta mantener una conversación normal con tu superior, sin dramatizar la situación.

– No te pongas a la defensiva ni te enfrentes. Ten en cuenta cómo afrontar una crítica constructiva, es una oportunidad para mejorar.

No intentes excusarte. Asume la responsabilidad de tus errores cuando sean culpa tuya y explica qué has aprendido de ellos.

– Destaca las áreas en las que aportas valor. Ayuda a tu superior a entender mejor cómo tu trabajo crea valor para tu equipo y tu empresa.

– Céntrate en el desarrollo de tu carrera. Asegúrate de terminar la conversación con claridad sobre tus objetivos y tu futuro en la empresa. Ten en cuenta que uno de los objetivos de esta entrevista es impulsarte para todo el año.

Aprovecha los comentarios que recibas, tanto los positivos como los negativos. Busca la manera de relacionar los comentarios que recibas con tus objetivos profesionales.

Una vez terminada la entrevista de evaluación del desempeño

Por último, la entrevista te ha permitido aclarar las expectativas de tu trabajo y también los medios para alcanzarlas. Es decir, ahora tienes una lista de objetivos específicos y medibles para el siguiente periodo. Esta lista debe describir lo que tienes que lograr y alinearse con los objetivos de la empresa.

Aprende más sobre cómo definir tus objetivos en este artículo. Tu capacidad para seguir este plan de acción tendrá un impacto significativo en tu desempeño tras la entrevista.

Asegúrate de tener reuniones periódicas para discutir el progreso de tus objetivos. Si tienes problemas con un objetivo concreto, no tengas miedo de hablarlo con tu superior. El trabajo de tu mánager es ayudarte a eliminar los obstáculos que te impiden alcanzar tus objetivos.

Además, pide que te informen regularmente sobre tu trabajo para saber cómo mejorar. Es importante que te quede claro lo que se espera de ti.

Por último, tu mánager debe seguir siendo accesible incluso después de la entrevista. Por lo que, si hay algo más que quieras hablar, ve y coméntalo con él.

Ahora tienes todas las ventajas para preparar tu próxima entrevista y hacerla con éxito. Así podrás usar estas entrevistas para seguir mejorando tu rendimiento.

Esperamos que esta guía te haya resultado útil y te deseamos mucha suerte en tu próxima evaluación del desempeño.

Gauthier Chatelain

Share This